Estimadas amigas y amigos en Bolivia:
Desde finales de septiembre volví a Bolivia. El 3 de octubre celebramos la inauguración de la nueva área experimental para las clases de las escuelas, junto con una delegación alemana de albergues juveniles de Sajonia.

Cada semana, otra clase de las escuelas llega al Centro, se hacen amigas de los animales y reciben lecciones prácticas. El plan de estudios en Bolivia requiere estas lecciones ecológicas, por lo que los profesores participan.

El 5 de octubre, recibimos la primera visita de un experto alemán de la GIZ en problemas forestales. Juan Carlos Montero le ha dado a nuestro equipo las respuestas correctas a las muchas preguntas. Esperamos una repetición de la visita.

En nuestro segundo Centro Ecológico Juvenil en Tarabuco, las renovaciones se completan con el cambio del techo y arreglo del segundo patio. Marlene y Alberto han hecho un buen trabajo.

La forestación en Tarabuco fue avanzada, aunque solo con unos 3000 árboles. Allí, al menos 100.000 árboles tendrían que plantarse en los próximos años.

A fines de octubre tuvimos la visita de seis ciclistas de los Países Bajos. Dos regresaban de la Patagonia y cuatro se dirigían al extremo sur del continente.

Acerca de la época del festival más grande en Bolivia „Todos Santos“, la noche del primero al dos de noviembre, la mayoría de los bolivianos pasan su tiempo en el cementerio. Flores, bebidas y panes dulces adornan las tumbas o decoran y celebran con un rincón de recuerdos en la sala de estar. Nuestros voluntarios de alemania celebraron con la familia de Ronald en un pueblo a unos 100 km de Sucre.

La mesa conmemorativa para el difunto en el mismo año
Silvan Hild trabaja como practicante desde el 27 de septiembre hasta mediados de febrero de 2018. Está estudiando protección ambiental en la Universidad para el Desarrollo Sostenible en Eberswalde. En el Bosque de Cajamarca, establece un plan para proteger los árboles, crea mapas precisos del terreno y enseña ajedrez a los niños en Sucre y en el Centro. Los seminarios y visitas guiadas en el bosque también están en su área de responsabilidad. Además, estamos ocupados con las solicitudes para solicitar fondos temáticos relacionados del Medio Ambiente.

Los dos voluntarios alemanes, Paula y Ole, son colaboradores muy diligentes en los diversos proyectos con Deyni Paco y su grupo de jóvenes bolivianos (asistencia escolar) y ayudan al jefe del centro, Ronald Soliz, en diversas tareas como reparaciones, transporte de madera, limpieza en las áreas del Centro y dando cuida a los animales.

En los últimos años, pasé la temporada de Navidad en Bolivia. Este año estaré en Alemania. Saludos afectuosos a ustedes de Annelie Dehmel.

WhatsApp chat